jueves, 23 de febrero de 2017

Polvo de estrellas en el jardín

Polvo de estrellas en el jardín  reúne dos relatos fantásticos. En el primero de ellos, Polvo de estrellas, sobrevolamos el mundo real junto al hada Pelusa y su ayudante Falco, encargados de una delicada misión en la que deben prestar su ayuda a un anciano relojero y enfrentarse al paso del tiempo. En el jardín conocemos a Raúl, un viejo y tímido barrendero, cuya vida cambiará completamente al descubrir el valor de la amistad y verse al frente de una difícil tarea que le obligará a superar sus miedos.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Presentación del libro de cuentos Polvo de estrellas en el jardín, publicado por la editorial Alfar e ilustrado por la pintora Edith Lebel.

La presentación tendrá lugar a las 18:00h. del viernes 16 de diciembre en la Biblioteca Pública Municipal Francisco Ibáñez (Centro Cultural Nicolás Salmerón, calle Mantuano nº 51, Madrid) con la representación del cuento En el jardín.

lunes, 1 de febrero de 2016

Charla-coloquio en la Biblioteca municipal de Bormujos el viernes 5 de febrero a las 19,30h.
Para todo el que esté interesado en asistir:

Ayuntamiento de Bormujos

mrn-aljarafemagazine

viernes, 17 de abril de 2015

Mañana empieza ahora

Como guerrero en la pax romana,
Que hoy tu júbilo se acreciente,
Lejos la mirada de lo ausente
Y los brazos abiertos al mañana.

Vive la libertad antes lejana,
Y, sereno, da un paso al frente,
Que brota ante ti una nueva fuente,
De la que beber la dicha humana.

Libre estás ya de ligadura,
Sigue en el cielo a la cometa,
Pues rompiste ayer toda atadura.

Disfruta de los goces del esteta,
Olvida de momento tu cordura

Y deja volar tu alma de poeta.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Amazona herida


Tu flanco lacerado y a tu lado
El carcaj con sus flechas esparcidas.
El recuerdo de antiguos combates,
Adherido a tus párpados cerrados,
Se cierne sobre tu rostro como sombra
Al ritmo del aleteo que agita tus pestañas
En un sueño de vigor perdido y anhelado.

No temas al futuro.
Romperás la crisálida que te envuelve,
Vencerás la incertidumbre y
Florecerás  mañana en la batalla.
Tu cuerpo restañado
Hallará de nuevo su medida,
Lamerás una a una tus heridas,
Harás de tu lanza tu estandarte

Y te erguirás hermosa ante la vida.

lunes, 28 de abril de 2014

ALMA DE SIRENA



Siempre sentí la llamada de lo hondo. Ya de niña pasaba horas enteras contemplando aquella oscuridad silenciosa aprisionada por muros transparentes sobre la mesa del salón. Con la frente aplastada contra el cristal, observaba los ágiles giros de los peces de colores que surcaban aquella pobre imitación del océano e imaginaba que podía recorrer aquel topacio líquido y azul.
Al cabo del tiempo llegué a envidiar los lomos plateados y escamosos, las aletas vigorosas de otros grandes peces que contemplaba en ilustraciones y museos, hasta que descubrí a las sirenas y me sostuvo la esperanza de convertirme en uno de aquellos seres que reunían mis dos naturalezas, la real y la soñada.
En verano, bajaba cada noche a la playa para oír su canto acallado por el ruido de las olas. Sin embargo, mis hermanas no acudían a la cita. Cansada de esperar, enterraba mis piernas en la arena y esculpía una gran cola de pescado sobre la que dibujaba escamas con el dedo.  Pero una noche como tantas otras, en la que lloraba junto a la orilla, mi perseverancia se vio por fin recompensada y el anciano del tridente me llevó al agua profunda.
Nunca más seré una sirena varada. Mi alma ha hallado la paz surcando el océano infinito, aunque una idea todavía me atormenta: el dolor de los míos, ignorantes de mi paradero. Por eso escribo mi historia con algas secas sobre este jirón de vela abandonado.  Sé que los humanos creen que las sirenas no existen…

El pescador acabó de leer el mensaje de la botella que había quedado atrapada en una de sus redes. Le había sorprendido su brillo, como si se tratara del lomo de un pez de cristal.  Notó la congoja en su garganta y deseó con todas sus fuerzas ser de alguna utilidad a ese ser misterioso que había buscado su ayuda sin saberlo. Pero cuando quiso identificar la firma de la extraña misiva submarina, comprendió que su secreto quedaría sumergido para siempre: era una escama plateada.
                                                                             (Perlas australianas y otros relatos)

domingo, 24 de febrero de 2013

Crimen en la cocina



Las apariencias engañan. Por eso no comprendió hasta caer en la olla entre vapores especiados que no se encontraba en un frondoso y aromático bosque, sino adherido a una ramita de yerbabuena, como una víctima más de la masacre culinaria de todo un ejército de caracoles.